30 ago. 2015

Detallistas Observadores

“Presto más atención a los errores del escritor, que los propios y a la dirección del texto”

Música para acompañar mientras lees: Dogs – Damien Rice

Es curioso, este artículo me demoró más de lo usual. En especial, porque es un tema delicado que cualquier “persona sensible”, podría considerarse ofendida. Y ojo, que esa no es mi intención, sino más bien, llevarlos a un campo reflexivo donde el diálogo sea lo esencial ¿y por qué no?, hasta llevarse un aprendizaje. Por lo tanto los invito a comenzar…

Hace unos días leyendo por la red, me encontré con “meticulosos y bien elaborados” comentarios dentro de una variedad de artículos, que no hablaban precisamente de dicho texto. Si bien, puedo citar lo siguiente para ilustrar el tema central:

“El primer paso de la ignorancia es presumir de saber”. — Baltasar Gracián

Ahora, te suena lo siguiente: “No sabez nada ignorante”, “CreO que DebeRias BuscarT3 un discionario”, “todavía no escribes bien, pero si eres un ignorante”, “ésta es mi vida, deja vivir ignorante”, “Eres un ignorante, si crees que no tenemos…”, “Aparte de idiota ignorante”…. Podría llevarme una lista interminable de ellas, y antes “de que mencionen la ortografía, estoy cumpliendo con enseñarles hasta donde llegan las “palabras y su uso”. Pero en algo estamos de acuerdo, la palabra “ignorante”, atribuye a “falta de conocimiento en particular o de cultura en general; algo que se desconoce o no se comprende”. 

Dos Satiros - Peter Paul Rubens
Seamos sinceros, en medida poseemos conocimientos lo suficientemente buenos, para opinar, reflexionar, dialogar y hasta dar críticas constructivas. Honestamente ¿quién es un experto? Creo que nadie… y me atrevo a decir, que hay quien se convierte en un “Monstruo”, a la hora de elaborar su opinión hacía el tema o el autor.

A veces, colocar al sujeto como ignorante, acredita nuestro temor a ser descubiertos por ese gran otro, es decir, que crítico para no verme obsoleto –anticuado-inadecuado–, que existo y que puedo “ser mejor que el otro”.

No obstante, ¿se han preguntado a dónde va el autor, con “x” tema?... creo que esto es complicado de responder, porque el primer paso, es criticar o atribuir a un tema que no se ha leído de la mejor manera. Porque “a veces tenemos que verle el fondo a las cosas y no quedarnos con la primera impresión”, y eso, es lo que aterrizare con lo siguiente:

«La filosofía describe que hay una expresión llamada “Docta ignorantia” que se emplea para dejar patente que el sabio mantiene una postura prudente a la hora de abordar lo que es la limitación, que existe sobre las facultades del conocimiento o problemas del universo; así como Platón, quién puntualiza que cuando se hacía “mal” era fruto palpable de su falta de conocimientos, de su ignorancia». 

Con esto, espero ser lo suficiente explicita. Porque si el autor se equivocó… ¿qué?, no pasa nada, equivocarse no es un desliz. No se diga cuando empezamos por escribir artículos de nuestra autoría, en especial cuando no se es supervisado por un especialista (porque créeme, a mí también me ha pasado, pero eso no significa que justifique al autor). 
Two Maidens - Edouard Bisson
Empero de lo anterior, si uno se da cuenta que hay una falta de, se puede hacer de la manera más amena y atenta (recuerda: todos corremos un riesgo en delatar nuestros conocimientos, aunque esto tampoco es malo). Si el artículo contiene material que no está acorde, se puede comentar como una duda o si no se está seguro… ¡pregunta!, que eso es otro paso importante, por reconocer lo que no sabe y se desea puntualizar.

Como diría Clint Smith –poeta y profesor–
“Lee críticamente, escribe conscientemente, habla con claridad, di tu verdad”.

Hasta aquí el post aventureros.
Recuerda que si te ha gustado mi compañía por este lar, me permitas saber lo que pase por tus pensamientos, en tus palabras. Hasta la próxima aventura, ¡no olvides darle like!

Fuente: http://definicion.de/ignorancia/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario